Marketing Recursos — 13 September 2011
buenas prácticas para el uso de nuestro e-mailing

De acuerdo con la agencia de datos Exact Target, un 42% de los suscriptores están más dispuestos a adquirir algún producto o servicio de una compañía después de suscribirse a sus emails. Sin embargo, es importante usar un poco de sentido común, lenguaje estratégico y prácticas éticas para mejorar sus resultados de suscripción.

Aquí le detallamos cuatro mejores prácticas para asegurar que su negocio y sus clientes se benefician de los boletines mandados por email:

1. Cuidado con la hora a la que los mandamos. ¿A quién le gusta abrir su correo un lunes a primera hora y encontrar miles de newsletters acumuladas? Nada de mandarlas antes de las 11.15.

Pero la hora perfecta depende de tu público. Si se trata de padres, es mejor hacerlo un domingo por la tarde, cuando la familia se relaja viendo una película. Si las manda al extranjero, considere la diferencia horaria. Si el boletín informa de eventos del fin de semana, recuerde enviarla entre el miércoles y el jueves.

2. La mejor forma de expresarse. Anime a sus suscriptores con interesantes novedades que podrá ver en la newsletter. Si es posible, incluya descuentos, promociones y noticias de nuevos productos.

El asunto es muy importante: no lo haga vago, transfórmelo en tentador, y escriba de forma que de la sensación de que se trata de algo nuevo y excitante en cada boletín, ya que nadie abre una newsletter que parece contener lo mismo que una que ya ha abierto…

3. La mejor etiqueta para dejar de ser suscriptor. Un 91% de las personas que se registran para recibir boletines, deciden borrarse una vez han empezado a recibirlo. Su misión es bajar ese porcentaje. Un 54% de esos suscriptores que huyen dicen borrarse porque reciben newsletters demasiado a menudo. Para algunos suscriptores, una actualización semanal es demasiado, por lo que ofrecer varias opciones para recibir la newsletter es una buena idea.

Pero, antes o después, le “darán la patada”. La etiqueta para dejar de recibir emails tiene que ser fácil de encontrar, en base a la Ley, al respeto a sus clientes, y a la ética profesional. Sin embargo, puede preguntar la razón, y extraer información valiosa para no cometer ese mismo error en un futuro.

4. La Ética. Según Lisa Barone, jefa de marca y co-fundadora de Outspoken Media, la única forma aceptable de añadir direcciones a una lista de emails es después de que lo hayan confirmado a través de una doble opción para apuntarse. Cualquier otra manera es invasiva y poco ética, como usar una dirección de email después de que un cliente se haya registrado para su web o haya entrado en un concurso. Barone avisa de que incluso añadir gente que le ha dado su tarjeta de empresa es una mala práctica.

El uso poco ético de las direcciones de e-mail no sólo le proporcionará una mala reputación a su empresa, sino que las oportunidades de que esos usuarios se conviertan en parte del 91% que anula la suscripción serán las mismas igualmente.

fuente: marketingdirecto

Related Articles

Share

About Author

edir

(0) Readers Comments

Comments are closed.

UA-25279107-2